El origen del Fútbol Sala

El origen del Fútbol Sala

¿Sabías que la dimensión del terreno de juego y el tamaño de las porterías de fútbol sala proviene del balonmano? ¿Y conocías que el número de jugadores y los tiempos de juego fueron adoptados del baloncesto? Te contamos más detalles interesantes acerca del origen de este deporte que ha experimentado un crecimiento exponencial, como refleja el hecho de que la última Supercopa de España fue trending topic en Twitter.

El fútbol de salón, como se conoce antiguamente a este deporte tiene sus orígenes en Uruguay en torno al año 1930. Juan Carlos Ceriani, profesor del país, observando que la mayoría de los niños jugaban en campos de baloncesto o de otros deportes con dimensiones más reducidas por la imposibilidad de jugar en campos de fútbol, consideró la creación de esta modalidad deportiva.

Básicamente, este deporte surgió de la necesidad de buscar espacios de juego durante el gran “boom” que vivió el país uruguayo en esta época al ganar la selección uruguaya su primera Copa del Mundo en Montevideo y dos años más tarde, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdam.

Por lo que el profesor Juan Carlos Ceriani creó este deporte adaptándolo a escenarios más reducidos y ayudándose de diferentes prácticas deportivas como el balonmano, waterpolo o baloncesto entre otros para el desarrollo de las reglas de juego.

Concretamente, del balonmano adoptó el tamaño de las porterías y las dimensiones del terreno de juego así como el escaso bote del balón, y del baloncesto, principalmente el número de jugadores y la duración de los partidos.

Sin embargo, no fue hasta 30 años después cuando el fútbol sala creó una Federación internacionalmente reconocida (1971). Esta organización estaba formada en sus orígenes fundamentalmente por países sudamericanos y únicamente un país europeo, Portugal. Esta federación no contó en sus inicios con el reconocimiento de la FIFA, ya que la consideraba como una competencia directa con el fútbol, aunque posteriormente y como ocurre en la actualidad, está totalmente reconocida.

Las diferencias entre fútbol 11 y fútbol sala son notables, siendo considerados ambos como especialidades totalmente distintas. Aparte de las diferencias ya citadas, este deporte requiere de ciertas habilidades técnicas, puesto que la velocidad y la precisión de ejecución están a la orden del día debido principalmente a las dimensiones reducidas del campo. Esto hace que cada vez más gente se interese por los partidos de Futsal, por el ritmo frenético y los destellos de calidad que se pueden observar.

Y en España, ¿cuándo surge este deporte?

Sus orígenes tienen la misma base, niños y adultos que ante la imposibilidad de jugar en campos de fútbol, lo hacían en la calle o en los patios de los colegios. Aunque no existe a ciencia cierta una fecha que indique cuándo surgió en España, se comenta que fue a comienzos de la década de 1970, cuando se empieza a crear pequeños campeonatos entre pueblos sin reglas de juegos establecidas y tomando como referencia las reglas marcadas por Brasil. (Los mejores jugadores de fútbol sala provienen de este país).

Ahora bien, cabe decir que la contribución de dos de los mejores periodistas de la época; José María García y Juan Manuel Gonzalo fue clave a la hora de que este deporte cobrara el protagonismo que se merece. Jugadores de este deporte, consiguieron con su redifusión atraer a veteranos del fútbol como Amancio o Ufarte, dándole con ello mucha más popularidad.

Esta popularidad hizo que en el año 1989 se creara la Liga Nacional de Fútbol Profesional de España, compuesta por dos categorías: la División de Honor y la de Plata.

Podoactiva no ha querido mantenerse al margen de este crecimiento exponencial que está experimentando este deporte, creando espinilleras perfectas para esta práctica deportiva, combinado dos propiedades fundamentales: la máxima protección que ayude a la prevención o reducción de lesiones y la total adaptabilidad y comodidad.

 

Cerrar menú
×
×

Carrito